EnvivaRevista

Crédito: Getty Images.

Rutas México

La mágica Ribera de Chapala

Por Jaime Polanco

La Ribera de Chapala tiene una historia por contar en cada rincón. Cultura, colorido, tradición y belleza natural se reúnen en este destino de relajación a una hora de la capital de Jalisco.

El estado de Jalisco es tierra de contrastes y tesoros naturales, entre los que se encuentra el lago más grande del país, el de Chapala, con una impresionante superficie total de 114,659 hectáreas. No solo es una joya natural, sino también la principal fuente de abastecimiento de agua potable para la Zona Metropolitana de Guadalajara. 

Sus aguas serenas guardan secretos que se develan al recorrer la encantadora Ribera de Chapala, una región de gran riqueza cultural y un paisaje que inspira al descanso, la curiosidad y el paseo en familia. El lado turístico de la ribera abarca pintorescas localidades como Chapala, Jocotepec y Ajijic. Te invitamos a descubrir estas y otros tesoros ribereños.

El corazón del agua

En el centro del lago de Chapala se encuentra una parada imperdible, la histórica Isla de Mezcala. Aquí yacen las ruinas de un antiguo presidio donde se dieron varias batallas por la independencia de México. Entre 1812 y 1816, los independentistas repelieron en esta isla numerosos ataques españoles. Un viaje de ida y vuelta de alrededor de dos horas, más una hora para conocer la isla, cuesta aproximadamente $2,500 pesos para grupos de hasta ocho personas. Esta experiencia no solo ofrece una vista panorámica del lago, sino también la oportunidad de contagiarse del heroísmo que impregna estas ruinas.

Ajijic

A pocos kilómetros de Chapala, Ajijic es un emocionante enclave cultural. Sus estrechas calles empedradas albergan galerías de arte que exponen las obras de creadores locales y foráneos que eligieron este mágico lugar para su retiro. Los restaurantes a orillas del lago también son un reflejo del carácter cosmopolita del lugar, con experiencias gastronómicas que ofrecen la cocina auténtica de otros países del mundo. 

 

Una forma original y divertida de conocer este poblado y sus alrededores es con un paseo a caballo que te llevará a recorrer las playas del lago Chapala, las montañas cercanas o las calles empedradas del mismo Ajijic. Desde este pueblo también puedes emprender una caminata y hacer senderismo a la cascada El Tepalo. Se trata de una excursión rodeada de montañas, vegetación y vistas increíbles del lago. Eso sí, toma nota: esta ruta es para exploradores intermedios, ya que es un tanto pesada de realizar.

El lago más grande de México reúne a su alrededor pueblos con distintas personalidades y experiencias para toda la familia. Crédito: Shutterstock.

Tizapán el Alto y Jocotepec

Si buscas sumergirte en la autenticidad de la Ribera de Chapala, Tizapán el Alto y Jocotepec son paradas imprescindibles. Estos pueblos conservan la esencia de la tradición mexicana, con sus animadas plazas, iglesias centenarias y mercados que despiertan los sentidos. En Tizapán el Alto, la arquitectura colonial se mezcla con la cotidianidad y ofrece un vistazo a la vida local sin artificios. Por su parte, en el extremo oeste, Jocotepec, saluda a sus visitantes con su clima agradable, vistas impresionantes del lago y la famosa nieve de garrafa con los sabores de las frutas de temporada. Explora su plaza principal así como su recién renovado malecón, adornado con obras de artistas locales e internacionales.

Chapala y San Juan Cosalá

El poblado de Chapala es el epicentro de la ribera, donde se despliegan encantos que no olvidarás a las orillas del lago. Su malecón se convierte en un escenario ideal para paseos libres de preocupaciones, rodearte de hermosos jardines y vistas panorámicas. El mercado local, como tantos que caracterizan nuestro país, está lleno de colorido y vida, además de ofrecer productos frescos y artesanías que reflejan la creatividad de la región. 

Ahora bien, si quieres un día aún más relajante, San Juan Cosalá ha ganado renombre por sus establecimientos hoteleros dedicados exclusivamente al bienestar. Encuentra tratamientos y terapias centrados en sus aguas termales y masajes relajantes. Experimenta un día revitalizante y concluye tu jornada con una exquisita comida en el pintoresco corredor culinario conocido como Piedra Barrenada. 

Desde el muelle de Chapala se pueden abordar embarcaciones rumbo a la isla de Mezcala y otros puntos de la Ribera, como Ajijic o Cosalá. Crédito: Shutterstock.

Vuela a Guadalajara y descubre a tu ritmo la Ribera de Chapala, un mosaico de experiencias que capturan la esencia de México, desde las leyendas de la isla de Mezcala hasta la vitalidad artística de Ajijic, cada rincón cuenta una historia inolvidable. ¿Qué esperas? Prepara ahora mismo tu viaje.

Visita La Ribera de Chapala a través de nuestras rutas a Jalisco:

Puerto Vallarta

Guadalajara

DESCARGA TU REVISTA ENVIVA VERSIÓN PDF

DESCARGA
TU REVISTA ENVIVA VERSIÓN PDF