EnvivaRevista

Crédito: Cortesía La Estramancia.

México tierra de

Jalisco también hace vino

Por Wendy Pérez

Las tierras de Jalisco no solo dan agaves para producir tequila, raicilla y otros destilados, ahora las uvas también crecen por todo el estado en viñedos muy activos y hermosas vinícolas boutique, listas para que las visites.

En Jalisco hay 160,000 hectáreas potenciales para el cultivo de la vid, que según un estudio del Instituto Nacional de Investigaciones Forestales, Agrícolas y Pecuarias (INIFAP) son ideales para la producción del vino, y donde ya laboran oficialmente 16 vinícolas en franjas que van de la Ribera de Chapala a varios municipios de los Altos de Jalisco.

Vinícola Altos Norte, con viticultura regenerativa, elabora vinos espumosos con métodos ancestrales (pét nat), además de vinos naturales con gran personalidad. Crédito: Cortesía Altos Norte. 

La particularidad de los viñedos de Jalisco

La vitis vinifera, uva necesaria para producir vino, crece en Jalisco principalmente con varietales como tempranillo, malbec, garnacha blanca, petit verdot, cabernet sauvignon, sauvignon blanc, syrah, malbec, malvasía y albariño.

Una peculiaridad de esta zona productora es que los viñedos circundantes a la Ribera de Chapala pueden dar doble cosecha, una de julio a agosto y otra de diciembre a enero, es decir que a diferencia de otras regiones en el mundo, obtienen uvas dos veces al año. Esto se debe a que la región posee una capa orgánica con mucha piedra que aporta mineralidad a los vinos. Además, el clima templado hace que la planta no hiberne, y en cuanto se termina la cosecha retoña otra vez a las pocas semanas.

Aunque en los últimos diez años fue cuando se establecieron los viñedos que poco a poco han abierto al público, en la zona existen vides plantadas desde hace 30 años. Aquí te compartimos tres bodegas que debes tener en la mira por su papel en este boom enológico jalisciense.

Tierra de Luz, en Lagos de Moreno, rescató la Hacienda Jaramillo de Abajo y produce vinos que pueden probarse en su restaurante. Crédito: Cortesía Tierra de Luz.

Viñedos El Tejón, los pioneros

El corazón de Serapio Ruiz está en Jalisco y en sus viñedos ubicados en San Luis Soyatlán, al sur de la Ribera de Chapala. Este jalisciense fue clave para el despertar vinícola en la zona, pues tras regresar de vivir y trabajar en viñedos de Napa, California, trajo todo lo aprendido a casa y fundó Rancho El Tejón. 

Junto a su esposa Lupita y la winemaker Sylvia Penski (quien tiene su bodega llamada Cava PosData), Ruiz elabora vinos con sus propias uvas sauvignon blanc, garnacha blanca, malvasía, tempranillo, cabernet sauvignon y malbec, vinificando naturalmente y con mínima intervención de químicos.

El Tejón está abierto para visitas al público (cita indispensable), donde podrás ver las más de 20 vides que crecen en su terreno y probar sus etiquetas de blancos, rosados y tintos, además de disfrutar de una rica comida mexicana cocinada por Lupita, su esposa.

@eltejonvinedos

T. (+521) 333-492-4723

Los vinos de la Ribera de Chapala tienen la peculiaridad de dar doble cosecha cada año: una de julio a agosto y otra de diciembre a enero. Crédito: Cortesía Altos Norte.

Finca La Estramancia: tierra y tecnología

Las zonas vinícolas de Alemania enamoraron a Gerardo Torres, quien decidió comenzar en 2011 a cultivar vides a la orilla del lago de Chapala, en las faldas del cerro de la Mujer Dormida, donde estableció años después La Estramancia. 

Las vides que cultiva son malbec, tempranillo y syrah, entre otras, con las que produce vinos tintos y rosados. En su camino, el productor y vecino Serapio Ruiz fue clave para experimentar en sus viñedos, lo que se complementó con la entrada del ingeniero Trinidad Jiménez como agrónomo. En 2017 se vinificó por primera vez, teniendo a Lluís Raventós Llopart, director de Freixenet de México, como encargado del proceso.

Este proyecto tiene visitas que incluyen recorridos al viñedo que bordea el lago de Chapala; ahí puedes hacer degustaciones y comer alguna tabla de carnes frías y quesos. 

laestramancia.com

Los viñedos de Jalisco comenzaron a sembrarse hace 30 años; actualmente hay 16 bodegas que producen vinos, y varias de ellas ofrecen visitas. Crédito: Cortesía La Estramancia.

Vinícola Altos Norte: lo natural ante todo

Hacia los Altos de Jalisco, en Encarnación de Díaz, surgió en 2016 este viñedo tan peculiar, pues recuperó la Hacienda San José de Tepozán para desarrollar en ella Vinícola Altos Norte, con viticultura regenerativa, donde el cuidado de la tierra y, por ende, de las uvas que producen, son prioridad.

En Vinícola Altos Norte, de José Miguel Vega, plantan principalmente tempranillo, malbec, cabernet sauvignon, merlot, syrah, chardonnay, sauvignon blanc, viognier y albariño, materia prima para producir desde 2021 vinos naturales con levaduras silvestres, sin filtrar, clarificar ni estabilizar. Sus espumosos, elaborados con método ancestral –también conocido como pét nat, del francés pétillant naturel– y tradicional, han ganado medallas, como el primer oro para Jalisco en el México Selection del Concurso Mundial de Bruselas, con su etiqueta Bruto (espumoso de tempranillo, método tradicional, 2021). 

La vinícola ofrece visitas y catas de sus vinos en un espectacular espacio en los Altos de Jalisco.

altosnortevinicola.mx

Vinícola Altos Norte: un hacienda renovada en los Altos de Jalisco que produce vinos naturales premiados desde 2021. El cuidado de la tierra y las uvas es prioritario Credito: Shutterstock

Seis más para recorrer

Cava PosData es la bodega de la winemaker Sylvia Penski, quien colabora con otros proyectos, entre ellos El Tejón. Sus vinos artesanales con uvas como merlot, shiraz, tempranillo, chenin blanc, chardonnay, de edición limitada, están elaborados mayormente por mujeres del campo, pues Sylvia practica la filosofía de apoyo al personal femenino.

Cava Chalupo es uno de los viñedos más antiguos y activos, desde 2015, en la zona circundante al lago de Chapala, justo en San Luis Soyatlán, y es el sueño hecho realidad de Rafael Vargas. Cuenta con una sala de degustación en un increíble espacio de decoración rústica de rocas de color ocre, donde puedes probar sus vinos a partir de syrah, cabernet sauvignon, grenache, tempranillo, petit verdot, merlot y nebbiolo.

La bodega Ritualista también se encuentra en la zona de San Luis Soyatlán, muy cerca del lago de Chapala. Aquí, Cristina Castañeda, una mujer que fundó en la década de los 90 reconocidos restaurantes mexicanos en Nueva York, cumple en Ritualista el deseo de tener vides en su tierra, para lo cual plantó en 2017 más de cinco hectáreas de tempranillo, viognier, garnacha tinta y sauvignon blanc, con las que elabora sus vinos. 

Quinta Fabiana es un proyecto que integra un hotel boutique, un spa y restaurante, con varias hectáreas de viñedos. Está en San Cristóbal Zapotitlán, en la zona de la Ribera de Chapala. Ahí cultivan diversos varietales, pero la uva syrah tiene un sitio especial por ser la que inspiró a su creador, Ignacio Pastrana, a construir esta experiencia enológica.

El poblado Valle de Guadalupe, en el corazón de los Altos de Jalisco, alberga a la bodega Tierra de Origen, creada por Javier Casillas en 2017. Aquí han sembrado variedades como cabernet sauvignon, merlot, syrah y malbec en tres hectáreas de un rancho familiar con más de 150 años de tradición lechera, ganadera y, por supuesto, vinícola. 

En Lagos de Moreno está Tierra de Luz, donde su propietaria Luz Adriana Enríquez rescató la Hacienda Jaramillo de Abajo, que data de 1550 y es una de las más antiguas de México. Comenzó en 2015 con la elaboración de vino a partir de uvas como merlot o malbec, los cuales puedes probar en el mismo restaurante de la vinícola, o bien pedir una cata.

Visita el viñedo El Tejón, conoce las más de 20 vides que crecen en su terreno y prueba sus etiquetas mientras disfrutas de buena comida. Credito: Shutterstock

¿Te imaginas probar todas estas propuestas en un solo lugar? Pues estas bodegas y muchas más protagonizarán la tercera edición del Vinoma Fest, en Puerto Vallarta, del 7 al 9 de marzo de 2024, donde Jalisco y sus viñedos serán invitados de honor. Y ahora que ya tienes la ruta trazada, no pierdas la oportunidad de descubrir los vinos de Jalisco, un estado que no deja de renovar su paisaje culinario. 

Visita Jalisco a través de nuestras rutas:

Puerto Vallarta

Guadalajara

También disfruta del vuelo de Guadalajara a Puerto Vallarta

DESCARGA TU REVISTA ENVIVA VERSIÓN PDF

DESCARGA
TU REVISTA ENVIVA VERSIÓN PDF