EnvivaRevista

Rutas México

EL ESPLENDOR DE

LA HACIENDA UAYAMón

UNA HACIENDA EN CAMPECHE

POR MARINA FERNÁNDEZ | Fotos Ramiro Chaves

En las afueras de la ciudad de Campeche, esta espectacular hacienda ha sido rescatada y convertida en un hotel de lujo.

Cuando pensamos en las grandes haciendas henequeneras, generalmente nos viene a la cabeza Yucatán, pero, de hecho, en Campeche hay también algo para descubrir. Uayamón fue la segunda hacienda más importante de la península, dedicada no solamente al henequén, sino también al azúcar, el maíz y la ganadería, que fue su negocio original. Su historia se remonta en realidad al año 1700, cuando comenzó a construirse, aunque su verdadero apogeo aconteció durante los primeros años del siglo XX. La familia Carvajal, al frente de la hacienda y muy importante en la vida política campechana, fue la dueña por más de un siglo. Después de la Revolución, y con los drásticos cambios de la industria, la hacienda fue decayendo hasta quedar deshabitada.

 

Pero la buena noticia es que la cosa no terminó ahí. En los años noventa, y como parte de un proyecto que buscaba revitalizar estas hermosas estructuras que habían sido abandonadas, Uayamón fue recuperada y convertida en un hotel. En ese entonces, y como parte del proyecto, se recuperaron también Santa Rosa, San José y Temozón (la más espectacular y famosa de todas), las tres en Yucatán. Hoy todas funcionan como hoteles.

 

Con el paso de los años, partes de la estructura original se habían perdido, pero el arquitecto utilizó esto a su favor: la alberca, por ejemplo, ocupa lo que fuera un antiguo cuarto de máquinas del que quedan sólo las columnas centrales. Se inundó la nave central y se conservaron los arcos de la estructura, pero el techo, que en algún momento se perdió, no volvió a colocarse. Esto le da al espacio mucha personalidad, y nos recuerda constantemente dónde nos encontramos.

Una alberca sin igual

La hermosa alberca de la Hacienda Uayamón, donde se reutilizó el casco antiguo de la fábrica.

En Uayamón se aprovecharon las ruinas de todas las estructuras. Las antiguas casas de los trabajadores fueron adaptadas como suites, con un diseño inspirado en el pasado de la hacienda, pero con todas las comodidades modernas, además de camas amplísimas y una pequeña alberca exterior, totalmente privada, para disfrutar en cualquier momento del día.

 

En el recorrido por la hacienda, los viajeros podrán visitar la casa principal, que hoy sigue funcionando como recepción y restaurante, pero también la escuela, distintas secciones de la fábrica que se han recuperado y el spa, donde las masajistas (aquí las llaman sobadoras, pues son todas mujeres de origen maya que utilizan técnicas ancestrales) ofrecen todo tipo de tratamientos utilizando productos orgánicos de la región. Hay además muchos jardines con vegetación selvática propia de esta región. Pero seguro que la parte favorita de todos será la gigantesca ceiba que marca la entrada de la casa principal, un magnífico árbol debajo del cual se puede organizar una comida o una cena romántica.

 


Visitar Uayamón tiene además otra ventaja. Quien viene hasta aquí está obligado a acercarse a Edzná, una importante zona arqueológica maya que suele pasar desapercibida para muchos de los que visitan la península. Esto es sin duda un error, pues su pirámide principal, de cinco niveles, es apenas una muestra de lo importante que llegó a ser esta ciudad maya, donde se calcula que vivieron hasta 25,000 personas. Edzná es importante también porque se han encontrado registros de una avanzada tecnología hidráulica, desarrollada por sus habitantes, para aprovechar el agua de lluvia y evitar inundaciones en la urbe. El sitio está muy bien conservado, hay muchas estructuras que visitar (incluido un juego de pelota) y suele haber poca gente, lo que hace que el paseo pueda disfrutarse mucho y con calma.

Para terminar el recorrido, es buena idea acercarse a la tranquila ciudad de Campeche para recorrer su centro amurallado, que recuerda a Cartagena de Indias, en Colombia. Como parte del mismo proyecto que rescató Uayamón, aquí en la ciudad se restauró una serie de casas aledañas a la muralla para convertirlas en el hotel Hacienda Puerta Campeche. Además de visitar la propiedad, se puede tomar un trago al atardecer en la terraza superior, desde donde se aprecia perfectamente la estructura que protege todo el centro de la ciudad.

Km 20 Carretera Uayamon-China-Edzna
Uayamón, Camp.
T. +52 981 813 0530

DESCARGA TU REVISTA ENVIVA VERSIÓN PDF

DESCARGA
TU REVISTA ENVIVA VERSIÓN PDF